‘Expediente X’

“La verdad está ahí fuera”.

El cine de los 70 todavía arroja una sombra muy alargada sobre el Hollywood actual. Su fuerte componente político y social estaba muy marcado por las protestas contra la guerra de Vietnam y el escándalo Watergate, y reflejaba un malestar de la sociedad estadounidense con sus gobernantes que supo recoger Chris Carter para crear ‘Expediente X’. Él era un adolescente cuando Richard Nixon dimitió por aquel espionaje en las oficinas del partido demócrata, y la investigación que después reflejó ‘Todos los hombres del presidente’, más su afición por una serie de terror llamada ‘Kolchak, the night stalker’, cristalizaron en uno de los títulos de más éxito de los años 90, y uno de los más influyentes en la ficción televisiva posterior.

Superficialmente, ‘Expediente X’ era un policiaco con dos detectives investigando un caso nuevo cada semana. La diferencia era que los casos implicaban abducciones alienígenas, presencias sobrenaturales, monstruos legendarios y hasta experimentos clandestinos del gobierno. Y, además, había una historia serializada de fondo, una mitología, que iba desgranándose poco a poco y que resultaba muy personal para Fox Mulder, agente del FBI: la historia de qué había pasado con su hermana, de quien Mulder estaba convencido de que había sido abducida delante de él, cuando no era más que un niño.

Su obsesión por descubrir la verdad de lo que había ocurrido con ella, y su facilidad para creer en teorías conspiradoras y en fenómenos paranormales le ganan el apodo de “Mulder, el siniestro” y lo destierran a un despacho en el sótano. Allí lo encuentra la otra protagonista de la serie, Dana Scully. También es agente del FBI, pero tiene formación científica y sus jefes le asignan los expedientes X con un único cometido: informarles de las actividades de Mulder y, de paso, desacreditar su trabajo.

El cine político de los 70, el escándalo de Watergate y ‘Twin Peaks’ son dos de las grandes influencias de ‘Expediente X’

Ése es el punto de partida de una serie cuyo principal punto débil fue, paradójicamente, lo que le dio en su momento su toque diferenciador; la conspiración que Mulder intentaba desenmascarar, una conspiración que asumía que el gobierno de Estados Unidos estaba al tanto de las visitas alienígenas y que no sólo había creado una elaborada cortina de humo para ocultarlas, sino que también se dedicaba a eliminar a los que se acercaban demasiado a la Verdad, esa Verdad que los títulos de crédito de la serie afirmaban todas las semanas que estaba “ahí fuera”.

La mitología de ‘Expediente X’ bebía de esa desconfianza hacia el gobierno que la sociedad estadounidense aún arrastraba del escándalo Watergate y mezclaba allí leyendas urbanas y viejas historias de miedo. Las alusiones a películas clásicas de terror eran muy habituales (hubo todo un episodio en la quinta temporada que homenajeaba ‘Frankenstein’, de James Whale, y la película ‘Máscara’, con Cher), y Chris Carter y sus colaboradores empezaron también a experimentar con casos más humorísticos, con “monstruos” que no elegían lo que eran, y que sólo querían que los dejaran en paz, y fueron construyendo la serie, cada vez más, alrededor de la química y la dinámica establecida desde el principio entre Mulder y Scully, interpretados por dos desconocidos entonces como David Duchovny y Gillian Anderson. Carter se había propuesto inicialmente que la relación entre ambos agentes del FBI fuera puramente profesional, pero la sensación de que estaban solos contra esa conspiración, y de que eran las únicas personas en las que podían confiar, terminó por hacerla evolucionar hacia algo más personal y, al final, hasta romántico.

‘Expediente X’ tuvo la suerte de que, en 1993, FOX era una cadena casi recién nacida cuyo único éxito real era ‘Los Simpson’, por lo que estaba dispuesta a ser paciente con ella y con sus bajas audiencias en la primera temporada. La oscuridad de sus capítulos (si se rodaban de noche, era más fácil disimular que había poco dinero para efectos especiales) y la mezcla de elementos de ‘Kolchak’, ‘Twin Peaks’ y ‘El silencio de los corderos’ tardó en calar entre el público, que empezó a descubrir la serie en su repetición en verano. Su pico de popularidad llegaría entre la cuarta y la sexta temporadas, con película estrenada en cines incluida, y para entonces también dio pie a bastantes otras series que intentaban copiar lo que la hacía distinta, pero que se quedaban en la presencia de alienígenas y en las conspiraciones al más alto nivel, y no duraban demasiado en antena.

losexpedientessecretosxespa%c3%b1ollatinomegatempora1temporada2temporada3temporada4temporada5temporada6temporada7temporada8temporada9temporada10descargartodaslastemporada

Además, la creación de Chris Carter fue una gran cantera de guionistas y creadores de nueva series. Quienes escribían los capítulos eran animados a pensar en términos visuales y cinematográficos y a visitar el plató para ver cómo ese guión se transformaba en realidad, lo que era un entrenamiento de primera mano para que, después, gente como Vince Gilligan creara ‘Breaking Bad’, James Morgan y Glen Wong se animaran con la muy breve ‘Space: Above and Beyond’, Howard Gordon y Alex Gansa produjeran después ’24’ (el primero) y ‘Homeland’, Tara Butters y Michele Fazekas, editoras de guión, dieran luego el salto a la creación de sus propios proyectos con ‘Reaper’ (también supervisaron ‘Agent Carter’)…

La influencia de ‘Expediente X’ acabó notándose más allá de esa mezcla de componentes serializados con el caso (o monstruo) de la semana, de los toques de humor autoparódico, de la atracción (casi más intelectual que física) entre Mulder y Scully o de los homenajes a clásicos de la ciencia ficción y el terror. Aunque el revival de 2016 y la segunda película, de 2008, no recuperaran del todo la antigua magia (que se fue diluyendo a partir de la sexta temporada), el cóctel que hacía posible ‘Expediente X’ continúa sin ser igualado.

El personaje

scully

Aunque fuera la “cruzada” de Fox Mulder (David Duchovny), ‘Expediente X’ estaba contada desde el punto de vista de Dana Scully (Gillian Anderson). Su formación científica la había hecho ser elegida, inicialmente, para espiar a Mulder y desacreditar su trabajo, o eso esperaban los jefes del FBI. Para la serie, resultaba un truco muy útil para que todas las historias de abducciones extraterrestres, fantasmas, monstruos y experimentos secretos del gobierno se presentaran desde el punto de vista del escéptico. Así, las discusiones entre Mulder y Scully sobre la realidad de lo que estaban investigando daban a la serie una pátina diferente de cualquier otro título que girara alrededor de lo paranormal y la “conspiranoia”.

Scully, además, es la que acaba teniendo el viaje personal, y emocional, más importante. Sus convicciones se van poniendo a prueba por todo lo que va viviendo junto a Mulder, y aunque es cierto que, en las últimas temporadas, su evolución acaba traicionando un poco la esencia inicial de “Expediente X”, la exploración de sus dudas y de su decisión firme de dejar atrás un trabajo que no le ha traído más que dolor aportan interés, sobre todo, a la miniserie con la que el título de FOX regresó a la programación a principios de 2016. Y tampoco hay que desestimar la importancia que Scully tuvo en fomentar el interés de jóvenes generaciones de chicas por la ciencia y las carreras técnicas (STEM, por sus siglas en inglés: Science, Technology, Engineering, Mathematics).

El creador

Chris Carter era periodista especializado en surf antes de empezar a trabajar como guionista en televisión, algo que consiguió mediante encuentros casi fortuitos con diferentes ejecutivos como Peter Roth, que cuando entró a trabajar en FOX, a principios de los 90, fichó a Carter para que desarrollara contenido para la cadena, entonces casi recién nacida. Lo primero que le propuso fue ‘Expediente X’, que tuvo un comienzo complicado en la cadena porque sus ejecutivos no terminaban de estar del todo convencidos ni de la serie ni de que su protagonista femenina fuera Gillian Anderson, y no una actriz más espectacular físicamente.

Esa serie es el único éxito verdadero de Carter. Mientras todavía estaba en antena, creó un spin-off, ‘The Lone Gunmen’, centrado en los Pistoleros Solitarios que ayudan a Mulder de vez en cuando, una serie sobre un ex agente del FBI con visiones de asesinos en serie (‘Millennium’) y otra sobre un grupo de personas atrapadas en un entorno de realidad virtual (‘Harsh Ream’). Sólo ‘Millennium’ tuvo cierto éxito, emitiendo tres temporadas. También presentó un piloto apocalíptico para Amazon, ‘The After’, que fue cancelado aunque la plataforma había dado luz verde a una primera temporada.

Cinco episodios imprescindibles

  1. ‘Squeeze’ (1×03)
  2. ‘Anasazi’ (2×25)
  3. ‘Clyde Bruckman’s final repose’ (3×04)
  4. ‘Home’ (4×02)
  5. ‘Bad blood’ (5×12)

Ficha

Título original: ‘The X Files’
Cadena/nacionalidad: FOX/Estados Unidos
Año: 1993-2002, 2016
Creador:  Chris Carter
Reparto: David Duchovny, Gillian Anderson, Mitch Pileggi, William B. Davis, Nicholas Lea, Sheila Larkin
Temporadas/capítulos: 9 (202), más una miniserie y dos películas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s