‘Gravity Falls’

La realidad es sólo una ilusión
y el universo, un holograma”.

¿Cuántas obras de ficción han surgido de la nostalgia por los veranos largos y despreocupados de la infancia? ¿Por esos sueños de aventuras y esos amigos que hacíamos en nuestro lugar de vacaciones? ¿Por esa promesa de romper la rutina del colegio adentrándonos en lugares fuera de nuestro alcance el resto del año? ‘Gravity Falls’ es una de esas obras.

Su creador, Alex Hirsch, era un veinteañero con poca experiencia en televisión que decidió meter en una serie todas las cosas que le gustaban cuando era un niño y darles el pegamento de su relación real con su hermana gemela. De su afición por ‘Expediente X’ y su pretensión de hacer una ‘Twin Peaks’ mezclada con ‘Los Simpson’ nació ‘Gravity Falls’, la historia de un épico verano de Dipper y Mabel en el pueblo de su tío abuelo Stan, que tiene una tienda de curiosidades esotéricas llamada Mystery Shack como fachada de todas las estafas y estratagemas que está siempre ideando para ganar dinero sin dar, realmente, un palo al agua.

Los dos gemelos Pines tienen 12 años y, por casualidad, se encuentran un misterioso diario que detalla todas las cosas extrañas que ocurren en el pueblo. Hay monstruos de todo tipo, lugares mágicos y un villano interdimensional que busca todas las maneras posibles de dominar el mundo, y los únicos que pueden detenerlo son Dipper, Mabel, Stan, Soos, dependiente de la tienda con un intelecto no demasiado brillante, y Wendy, una adolescente sarcástica por la que Dipper enseguida se queda colgado. El niño se obsesiona con averiguar quién es el autor de ese diario (diarios, en realidad), y mientras investiga su identidad, va viviendo las aventuras más peculiares, divertidas e increíbles, muchas con un claro aroma al cine y la televisión fantásticos de los 80 y principios de los 90.

No hay límite para todo lo que puede ocurrir en ‘Gravity Falls’. La principal amenaza, que va presentándose poco a poco, es un apocalipsis interdimensional, pero ya resulta sumamente entretenido conocer al resto de habitantes del pueblo, tan excéntricos como algunos de los personajes que poblaban Twin Peaks, o a algunos de esos monstruos, extraídos directamente de la cultura popular. Hay zombies, big foot, brujas, búnkeres inquietantes y hasta agentes del gobierno que aparecen, de vez en cuando, para investigar el pueblo, y la serie se toma en serio la construcción de su mitología y de su trama serializada. Los fans se podían dedicar horas a buscar pistas que explicaran algunos de los enigmas del pueblo, y ‘Gravity Falls’ no se guardaba las respuestas demasiado tiempo. Su segunda y última entrega, por ejemplo, se dedica a resolver todas las dudas posibles.

MABEL, DIPPER

Sin embargo, donde la serie destaca especialmente es en la construcción de sus dos protagonistas. Hirsch reconocía en una entrevista en Collider que había trasladado allí su propia relación infantil con su hermana gemela, señalando que “tengo una hermana gemela de verdad, y yo era ese niño neurótico que llevaba 16 cámaras desechables a todas partes, y mi hermana realmente vestía jerséis estrafalarios y cada semana le gustaba un chico diferente, de forma ridícula. La principal relación de la serie es mía al 100%, de mi propia infancia”. El contraste entre Mabel, de personalidad más relajada y siempre dispuesta a pasárselo bien en cualquier situación, y la tendencia a preocuparse constantemente de Dipper deja algunos de los mejores momentos de ‘Gravity Falls’, especialmente en su apartado más cómico.

‘Gravity Falls’ logra integrar a la perfección el humor con las aventuras de misterio que le gustan a Dipper

Ahí también resulta clave su plantel de secundarios, liderado por Stan. Es un estafador de poca monta que se aprovecha de la fama del pueblo en cuanto a eventos misteriosos para vender los fraudes más descarados en su tienda, y arranca la serie sin estar muy seguro de querer tener a sus sobrinos nietos por allí. Los diversos planes de Stan para ganar dinero, a cada cual más chapucero, casi siempre se entrometen en la investigación de Dipper de los enigmas de Gravity Falls, y son acogidos con entusiasmo por una Mabel que le ve el lado positivo a todo.

Además de él, tenemos también a Soos, un chico no demasiado avispado que se presta a ayudar en todo, y a Wendy, que abre para los gemelos Pines una ventana al mundo de los adolescentes. Wendy es la chica cool que resulta, inevitablemente, muy atractiva para un niño a las puertas de la pubertad, pero su retrato también va evolucionando hacia algo más tridimensional. Cuando este quinteto se lanza en equipo a resolver algún problema, la serie suele alcanzar sus mejores cotas.

stan

La afortunada mezcla del humor y las aventuras de misterio ayudaron a que la serie no sólo fuera un éxito entre su público objetivo en Disney Channel, sino también entre adultos con ganas de sentirse un poco niños de nuevo, y que captaban algunas de las referencias más meta de sus capítulos. Eso le permitió contar con un reparto impresionante para que pusieran voz a algunos de sus personajes, y la intención de Hirsch de que la serie sólo durara dos temporadas aún elevó más su estatus de título de culto entre sus espectadores de más edad. Aparte de que la mitología de fondo de la serie está tan trabajada como podría estarlo la de títulos como ‘Perdidos’, por ejemplo, y la introducción de dimensiones alternativas y viajes en el tiempo permite que se pueda jugar con muchos más aspectos de su universo.

‘Gravity Falls’ cuenta un único verano, una época en la que Dipper y Mabel no sólo viven todo tipo de aventuras, sino en la que crecen y empiezan a dejar atrás su infancia. El trauma que tiene la segunda cuando se da cuenta de que está a punto de convertirse en una adolescente es muy significativo de todo lo que hacía bien la serie. Eso, y que su final aprovecha que en animación hay pocos límites a la imaginación para echar un pulso, en cuanto a épica y escala, a cualquier película de acción actual. Al fin y al cabo, es toda la dimensión espacio-temporal de Gravity Falls lo que está en peligro.

El personaje

dipper

Dipper Pines (Jason Ritter) es el protagonista principal de ‘Gravity Falls’. Es un niño un poco neurótico que, al principio, no está demasiado convencido de que pasar el verano con su excéntrico tío abuelo Stan vaya a ser una buena idea, pero al darse cuenta de que en ese pueblo pasan cosas inexplicables, pasa a obsesionarse con averiguar por qué. Su investigación de todos esos misterios, y de la identidad del autor de unos diarios que los recogen todos, es lo que impulsa la trama de la serie en su mayor parte.

Es fundamental la relación que tiene con su hermana gemela Mabel, sobre todo porque parte de la moraleja de ‘Gravity Falls’ es que tiene que aceptar que, conforme se hagan mayores, esa relación no se va a mantener igual y que es muy posible que se distancien mucho. Los peajes emocionales que se pagan al dejar de ser un niño forman parte del retrato no sólo de Dipper, sino de los dos gemelos Pines en conjunto, y le da otra capa a lo que, si no, sería un héroe juvenil un poco más habitual. Porque Dipper se lanza a resolver misterios y a luchar contra los malos (ya sean el pequeño y déspota Gideon o Bill Cifra) con el mismo arrojo con el que lo haría el héroe de otra historia de pugna entre el Bien y el Mal, pero conservando su lado de joven un poco estirado para otras cosas. Dipper y Mabel se complementan perfectamente, y por eso ‘Gravity Falls’ es, en realidad, una serie sobre su relación fraternal y cómo pueden mantenerla cuando dejen atrás la infancia.

Cinco capítulos imprescindibles

  1. ‘Tourist trapped’ (1×01)
  2. ‘Dreamscaperers’ (1×19)
  3. ‘Into the bunker’ (2×03)
  4. ‘Not what he seems’ (2×11)
  5. ‘Dipper & Mabel vs the Future’ (2×17)

El creador


Alex Hirsch (1985) pertenece a una generación de renovadores de las series animadas infantiles en Estados Unidos que está liderada por Pendleton Ward, creador de ‘Hora de aventuras’, con el que coincidió mientras trabajaba en su primera serie, ‘Las maravillosas desventuras de Flapjack’. Hirsch estudó en CalArts, el prestigioso Instituto de las Artes de California de donde habían salido los animadores que resucitaron Disney en los 80 y los 90, y antes de crear ‘Gravity Falls’ para esa compañía pasó por el otro gran canal de animación en Estados Unidos, Cartoon Network, conocido por probar series con conceptos peculiares o tonos muy diferentes de lo habitual.

Hirsch concibió su serie como una oda a sus propias experiencias de infancia en sus vacaciones de verano en Oregón, en una cabaña en el bosque sin televisión y en la que su principal pasatiempo era dejar volar su imaginación. Entre esos recuerdos y su afición por el misterio cuando era un niño, creó ‘Gravity Falls’ sin haber cumplido aún los 30, otra nota en común con esos renovadores de los dibujos animados para niños en canales tan establecidos como el propio Disney Channel, Cartoon Network o hasta Nickelodeon.

Ficha

Cadena/nacionalidad: Disney Channel/Estados Unidos
Año: 2012-16
Creador: Alex Hirsch
Reparto (voces): Alex Hirsch, Jason Ritter, Kristen Schaal, Linda Cardellini
Temporadas/capítulos: 2 (40)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s