‘Survivors’

“Vamos a tener que empezar de cero otra vez.
Vamos a tener que reaprender las habilidades que 
habíamos olvidado”.

La gripe española de 1918 fue una de las peores epidemias que ha sufrido la humanidad en la época moderna. La combinación de las terribles condiciones en las que luchaban los soldados en la Primera Guerra Mundial, atrapados durante meses en trincheras llenas de barro, de la conexión más rápida entre distintas partes de Europa que ofrecía el ferrocarril y de los insalubres barrios donde vivía una buena parte de la población de las ciudades llevó a que 50 millones de personas sucumbieran en un año a un virus que, en la actualidad, sigue cobrándose algunas vidas todos los inviernos, debilitando los sistemas inmunes de personas ya muy enfermas y débiles.

El virus de la gripe, además, tiene la capacidad de mutar en cada temporada, razón por la que vacunarse una sola vez de él no protege en los años siguientes, y los científicos siempre han temido que, con su alto factor de contagio, si alguna de esas cepas se desarrollara en los animales y saltara a los humanos, la epidemia sería muy difícil de contener en el nuevo mundo hiperconectado actual, en el que un vuelo de cinco horas podría llevar a una persona enferma de gripe de Madrid a Moscú.

La movilidad cada vez más sencilla y rápida por todos los confines del globo aumenta el viejo temor a la plaga, a la pandemia, a la enfermedad que sea lo suficientemente potente y resistente como para acabar exterminando a una parte importante de la población mundial. El castigo bíblico nunca se pasa de moda.

survivors2

Lo que va variando es la epidemia concreta que acaba con la humanidad. La elevada mortalidad de la peste negra en la Edad Media puede considerarse todavía el “estándar” cuando la ciencia ficción se adentra en historias de pandemias, pero cada época ha tenido una enfermedad que concentraba los miedos del común de los mortales. En los años 80 pudo ser el sida y, casi veinte años después, el ébola, pero la gripe siempre ha tenido un hueco especial en al arsenal de armas biológicas utilizadas por los autores de ciencia ficción. Se contagia por el aire con gran facilidad y rapidez, y cualquier mínima tos puede activar todas las alarmas y los comportamientos más extremos. Y no hay más que imaginar una pandemia de gripe aún más fuerte que la de 1919 para crear un título post-apocalíptico como ‘Survivors’.

Originalmente, ese mundo arrasado por la gripe fue imaginado por Terry Nation, veterano guionista y novelista británico (responsable también del nacimiento de los daleks de ‘Doctor Who’), en la década de 1970, pero para cuando la BBC quiso hacer una lectura contemporánea, probablemente no imaginaba que sería mucho más relevante de lo esperado. Esta nueva ‘Survivors’ nos lleva a un Reino Unido actual, en el que lo que empieza como un serio caso de contagio masivo de gripe, acaba transformándose en una epidemia que acaba con la vida de buena parte de la población. Sólo quedan unos pocos supervivientes, gente que nunca llegó a infectarse, y que ahora tiene que encontrar la manera de seguir con sus vidas.

‘Survivors’ explora la cuestión más clásica en todas las historias post-apocalípticas: ¿qué tipo de sociedad se quiere crear? ¿Se aboga por un nuevo sistema, o se vuelve a caer en los vicios de siempre? En condiciones de supervivencia, ¿es el hombre bondadoso o, como creía Thomas Hobbes, por naturaleza, el hombre es un lobo para la hombre? La plaga de gripe es algo que ya ha quedado atrás para los supervivientes (esto no es una historia de zombies), y a ellos sólo les preocupa encontrar comida, agua, un techo donde guarecerse, y protegerse de quienes intenten quitarles algunas de esas cosas.

‘Survivors’ fue víctima de su propia premisa; la gripe aviar de 2009 retrasó su segunda temporada casi un año

Es cierto que hay, muy al fondo, una trama sobre unos científicos que buscan una manera de comprender qué ha pasado (o que pueden tener otros objetivos), y que una de las protagonistas cae enferma de gripe al principio de la serie y consigue recuperarse, pero ‘Survivors’ tampoco tuvo demasiado tiempo de explorar el mundo que había creado. Poco después de su emisión, en 2009, se desató la alarma por la gripe aviar, se generaron todo tipo de protocolos de actuación para evitar un contagio masivo a nivel global, los gobiernos compraron millones de vacunas a los laboratorios farmacéuticos y, al cabo de un año, aproximadamente, la tan temida pandemia no llegó a producirse. La BBC, sin embargo, no se atrevió a estrenar la segunda temporada de ‘Survivors’ en medio de aquel clima. La retrasó durante casi un año. Una serie que no era más que ciencia ficción, de repente se había convertido en la representación de los peores temores de la población. No se podía alimentar aún más la hoguera de la paranoia.

Por cierto, la gripe española de 1918 se llamó así porque fueron los periódicos españoles los primeros en informar de la epidemia.

El personaje

Survivors (2008) - Episode 1

La principal protagonista de ‘Survivors’ en Abby Grant (Julie Graham), una mujer que lleva una vida normal y corriente cuando se desata la pandemia de gripe, pero que tiene algo que la convierte en una persona muy valiosa; es la única que se contagió de la enfermedad y, aun así, logró recuperarse y sobrevivir. Eso hace que Abby sea el foco de la trama de conspiración empresarial que aparece con más relevancia en la segunda temporada, y a través de ella, los espectadores van averiguando qué causó la epidemia y qué objetivos buscan esos científicos que, al principio, no son más que misteriosas presencias esporádicas.

Abby es, también, la líder del pequeño grupo de supervivientes que centra ‘Survivors’. Ella sólo quiere, inicialmente, buscar a su hijo Peter, desaparecido en los primeros momentos de la pandemia, pero acaba ejerciendo también como la brújula moral de la serie, la persona que intenta mantener a los supervivientes dentro de los límites de la civilización, aunque ésta se haya derrumbado a su alrededor. Abby tenía sus principios muy claros, y que ese nuevo mundo los vaya poniendo a prueba era parte, igualmente, de la serie.

El creador


Adrian Hodges (1957) es más conocido por haber creador la serie fantástica ‘Primeval’, en la que un grupo de científicos se dedica a investigar la aparición, por todo el Reino Unido, de criaturas prehistóricas. A finales de la década de 2000, era una de las series más populares de BBC, así que no era extraño que, cuando la cadena quiso revivir la vieja serie de Terry Nation, acudiera a él para ponerla en marcha. Hodges es un guionista muy veterano, que ha trabajado en televisión como en el cine (en ‘Mi semana con Marilyn’, por ejemplo), y en los últimos años se ha encargado de ‘The musketeers’, una nueva adaptación de las novelas de Alejandro Dumas, también para BBC.

Cinco capítulos imprescindibles

  1. 1×01
  2. 1×06
  3. 2×03
  4. 2×05
  5. 2×06

Ficha

Cadena/nacionalidad: BBC/Reino Unido
Creador: Adrian Hodges
Año: 2008, 2010
Reparto: Julie Graham, Paterson Joseph, Max Beesley, Zoë Tapper, Phillip Rhys, Nikki Amuka-Bird
Temporadas/capítulos: 2 (12)
Otros: Remake de una serie de 1975 creada por Terry Nation, basada en un libro suyo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s