‘The man in the High Castle’

“Perdimos la guerra, ¿no? Ya ni me acuerdo por qué luchábamos”.

¿Y si los alemanes hubieran ganado la Segunda Guerra Mundial? ¿Y si hubieran conseguido la bomba atómica antes que Estados Unidos y la hubieran lanzado sobre la costa este del país? ¿Y si el presidente Roosevelt hubiera sido asesinado en 1933? Esa última pregunta es la que da inicio a la historia alternativa ideada por Philip K. Dick, en 1962, en su libro ‘El hombre en el castillo’. Franklin D. Roosevelt, el presidente que sacó a Estados Unidos de la Gran Depresión y que, después, jugaría un importante papel en el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial, sufrió realmente un intento de asesinato en Miami, el febrero de 1933. Él salió ileso, y el que recibió la bala en su lugar fue el alcalde de Chicago. Dick construye la historia sobre la suposición de que Roosevelt murió aquel día y que, como consecuencia de ello, el país se volvió más aislacionista y, para cuando estalló la guerra, tuvo poco que hacer ante la potencia militar de Alemania y Japón.

‘El hombre en el castillo’ es lo que se denomina una ucronía, una historia alternativa que intenta resolver la duda de qué habría pasado si un determinado hecho histórico hubiera ocurrido de otra manera. Dick se inspiró en historias, por ejemplo, que imaginaban cómoo habrían sido Estados Unidos si los estados confederados del sur hubieran ganado la Guerra de Secesión, y ese mismo principio es el que impulsa ‘The man in the High Castle’, la adaptación a televisión, bastante libre, que se convirtió en una de las mayores apuestas de Amazon para reforzar su servicio de vídeo en streaming.

La serie tiene un punto de partida ligeramente diferente al del libro. En su caso, los nazis se adelantaron a los estadounidenses en la fabricación de la bomba atómica y la lanzaron sobre Washington, lo que llevó a la capitulación del país y de los aliados y a la victoria de las potencias del Eje en la Segunda Guerra Mundial. Como resultado, alemanes y japoneses se dividen Estados Unidos; los primeros se quedan con la costa este y casi toda la parte central del país, mientras a Japón le corresponde la costa oeste. Entre ambas regiones se establece una zona neutral en las Montañas Rocosas, y esa situación se mantiene sin cambios durante veinte años. Sin embargo, con la década de 1960 ya bastante avanzada, la salud de Adolf Hitler se deteriora y empiezan a moverse las diferentes facciones que ansían sucederlo en el poder. Y, al mismo tiempo, los japoneses empiezan a sospechar que varias de esas facciones pretenden atacarlos en cuanto tengan la oportunidad.

‘The man in the High Castle’ se pregunta cómo sería la vida normal bajo la ocupación y opresión de la Alemania nazi

‘The man in the High Castle’ traslada, de una manera bastante interesante, algunos de los aspectos de la posguerra mundial a esa ucronía con la que han coqueteado otros novelistas, aparte de Dick. Alemania y Japón están inmersos en su propia Guerra Fría, por ejemplo, y que la primera consiguiera la bomba atómica genera grandes suspicacias y recelos en los japoneses. Ambos países manejan una retórica triunfalista y nacionalista para mantener contentos a sus ciudadanos, y continuar la opresión sobre los habitantes de las zonas ocupadas, pero donde la serie logra destacar en el retrato de dos oficiales de ambos gobiernos.

Uno es el Ministro de Comercio de los Estados Pacíficos de América, Nobusuke Tagomi, que ve con creciente preocupación los movimientos por el poder que están produciéndose en Alemania, y que siente también una gran curiosidad por la protagonista de la serie, Juliana Crane, una joven de San Francisco que se ve arrastrada a trabajar con la resistencia. Tagomi tiene la sensación de que algo no va bien, de que las cosas no encajan y de que, entre todos, no están haciendo más que empeorarlas, pero está constreñido por las rígidas tradiciones de su país. El otro hallazgo es el Obbergruppenführer de las SS John Smith, un tipo que sería el típico americano medio perfecto que pintaban los anuncios que Don Draper hacía en ‘Mad Men’ si no fuera porque es un cruel oficial del ejército nazi, y su responsabilidad es aplastar a la resistencia con todos los métodos a su alcance.

pelicula

Tagomi y Smith acaban siendo los dos polos alrededor de los que gira ‘The man in the High Castle’, aunque los protagonistas nominales sean la propia Juliana, un camionero de Nueva York llamado Joe y Frank, el novio de Juliana. Todos ellos intentan encontrar unas misteriosas películas que muestran lo que parecen informativos cinematográficos en los que Estados Unidos ganó la Segunda Guerra Mundial, y que pretenden tanto Hitler como el misterio hombre en el castillo que da título a la serie. ¿Quién es él? ¿Qué son esas películas? ¿Realmente son propaganda peligrosa? ¿O son algo más?

‘The man in the High Castle’ sólo toca superficialmente el misterio detrás de ellas en su primera temporada porque lo que acaba interesándole más es otra cosa, es mostrar cómo se puede vivir en un estado ocupado y represor, y aceptarlo. En la manera en la que vemos a gente de a pie no sorprenderse porque el hospital del pueblo incinere todos los martes a los enfermos tullidos o terminales, por ejemplo, es donde la serie encuentra su toque personal. No es tanto una historia de resistencia contra el opresor, sino un ejercicio de hipótesis de cómo reaccionarían los estadounidenses comunes ante una situación política así. Y la respuesta no es demasiado esperanzadora.

EL PERSONAJE

smith

Aunque los protagonistas de ‘The man in the High Castle’ sean Juliana (Alexa Davalos) y Joe (Luke Kleintank), es el Obbergruppenführer John Smith (Rufus Sewell) el que acaba siendo el personaje más interesante de la serie. Smith tiene una posición elevada en el mando nazi en el territorio anexionado estadounidense y despacha sin contemplaciones a todos los traidores y miembros de la resistencia que se encuentre. Tiene también la vida que vendía la publicidad del “sueño americano”: Smith tiene una buena familia, un buen trabajo y una casa en las afueras con su valla blanca, su jardín, y su bandera en el porche, con la diferencia de que la bandera luce una esvástica, de que Smith viste el uniforme negro de las SS y de que su hijo está en las Juventudes Hitlerianas.

A lo largo de la primera temporada, la fachada perfecta de John Smith se va agrietando. Para empezar, hay asuntos en su pasado con los que nunca hizo del todo las paces, y empiezan a suceder cosas en su familia que van minando poco a poco su creencia sin fisuras en el régimen nazi, que ha aplicado los mismos principios de la pureza de la raza en Estados Unidos. Smith es el villano nominal de ‘The man in the High Castle’, pero la primera temporada va pintando diferentes matices en todos los personajes, y tanto él como los responsables de seguridad japoneses van ganando mucho interés en el proceso.

EL CREADOR

El responsable de poner en pie ‘The man in the High Castle’ fue Frank Spotnitz (1960), que abandonó después la serie al acabar la primera temporada. Spotnitz es un guionista muy veterano en la televisión, que dio a conocerse, sobre todo, por su participación en ‘Expediente X’. Trabajó también en otras tres series producidas por Chris Carter, el creador de ese título de FOX; ‘Millenium’, ‘Harsh realm’ y ‘The Lone Gunmen’, y después se ha dedicado, sobre todo, a historias policiacas y de acción.

Se encargó de crear la miniserie de espías ‘Hunted’ para BBC y también relanzó para Cinemax otro título de la televisión pública británica, ‘Strike Back’. Su próximo proyecto es una co-producción en inglés para la RAI italiana, ‘Medici: Masters of Florence’, con Dustin Hoffmann en el papel principal.

CINCO EPISODIOS IMPRESCINDIBLES

  1. ‘The new world’ (1×01)
  2. ‘Sunrise’ (1×02)
  3. ‘Three Monkeys’ (1×06)
  4. ‘Kindness’ (1×09)
  5. ‘A way out’ (1×10)

FICHA

Cadena/nacionalidad: Amazon/Estados Unidos
Año: 2015-
Creador: Frank Spotnitz
Reparto: Alexa Davalos, Luke Kleintank, Rufus Sewell, Rupert Evans, Cary-Hiroyuki Tagawa, DJ Qualls
Temporadas/capítulos: 1 (10)
Otros: Basada en el libro ‘El hombre en el castillo’, de Philip K. Dick

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s