‘Stargate SG-1’

“-Coronel, los Estados Unidos no se dedican 
a interferir en los asuntos de otras personas.
-¿Desde cuándo?

En 1994, el director Roland Emmerich estrenaba ‘Stargate’, una película de aventuras de ciencia ficción en la que el ejército de Estados Unidos ensamblaba un misterioso arco con varios símbolos jeroglíficos a su alrededor. Cuando estos símbolos se situaban en el orden correcto, el arco se activaba y se transformaba en una puerta que llevaba a un planeta dominado por una civilización derivada de los antiguos egipcios, y la misión de exploración que envían los militares, en la que participa un egiptólogo, acaba saliendo mal, por supuesto. Protagonizada por Kurt Russell y James Spader, la película fue un enorme éxito, así que no era de extrañar que, dos años más tarde, el canal Showtime decidiera aprovechar su tirón en televisión.

La cadena llevaba ya un par de años pasando de las comedias de producción propia de sus inicios, a mediados de los 80, a títulos de género como una nueva versión de ‘Más allá del límite’ o una serie sobre ‘Poltergeist’, y las aventuras del coronel Jack O’Neill, Daniel Jackson y la capitán Samantha Carter entraban de lleno en su estrategia. Para ello, confiaron en Brad Wright, guionista de las dos series comentadas anteriormente, para poner en marcha el que acabaría siendo el título de ciencia ficción más longevo de la televisión estadounidense.

Stargate SG-1’ sigue a un equipo del ejército que trabaja con aquella primera stargate. O’Neill y Jackson, con la colaboración de la capitán Carter, se adentran en la puerta para explorar los diferentes mundos a los que da acceso, simplemente cambiando el orden de los jeroglíficos del arco, y aunque los goa’uld reeditan su papel de villanos de la película, uno de ellos, Teal’c, acaba formando parte del grupo de O’Neill. Así, se forma un equipo que desarrolla algunas dinámicas muy similares a las de las tripulaciones de las series de ‘Star Trek’, especialmente con la adaptación de Teal’c a las costumbres de sus compañeros humanos, y en el que hay a menudo discusiones sobre si el lado científico y de exploración no debería ser más importante que el militar.

De hecho, el personaje de Samantha Carter, soldado y, al mismo tiempo, científico residente del equipo, fue ganando cada vez más importancia en la serie, y no pocos periodistas estadounidenses lo utilizaron en bastantes ocasiones como un ejemplo de personaje femenino que podía tener una influencia beneficiosa en las nuevas generaciones de chicas y en la posibilidad de que se dedicaran a carreras científicas. Por otro lado, Teal’c permitía también profundizar en la sensación de desplazamiento, de no pertenecer a ningún sitio que podía tener un personaje como él. Entre los humanos no despierta confianza porque pertenece a una raza que intenta exterminarlos, y entre los goa’uld es tachado de traidor, alguien que ya no merece ser considerado parte de ellos.

La dicotomía entre lo militar y lo científico, y civil, impulsó muchas tramas de ‘Stargate SG-1’

‘Stargate SG-1’ tuvo tiempo de evolucionar mucho en diez temporadas, repartidas además en dos cadenas diferentes (Syfy la rescató al final de la quinta entrega), y en esas dos etapas acabó superando a la película de Emmerich, sobre todo gracias a un humor muy autoconsciente. El personaje del coronel O’Neill, interpretado por un veterano de la televisión como Richard Dean “MacGyver” Anderson, era quien aportaba la mayoría de los chascarrillos y de los comentarios irónicos a costa, muchas veces, de la actuación del ejército en las misiones. Si la ‘Stargate’ original giraba con fuerza alrededor de O’Neil y Jackson, la serie se volvió un poco más coral al darle la misma relevancia a Teal’c y a Carter, lo que enriqueció bastante más las tramas. Y se creó una compleja y vasta mitología alrededor de los Antiguos, la civilización que había creado las puertas, cuyo funcionamiento probablemente estuviera basado en los agujeros de gusano, estructuras teóricas de la física moderna que tienen la capacidad de “doblar” el espacio-tiempo y, de ese modo, permitir el viaje entre dos puntos lejanos del universo.

Las aventuras sin demasiadas pretensiones del equipo de O’Neill calaron entre el público aficionado a la ciencia ficción y ‘Stargate SG-1’ acabó teniendo dos spin-off. El primero de ellos, ‘Stargate Atlantis’, se centraba en una base en el espacio, en la mítica Atlántida, construida por los Antiguos, y era un poco la ‘Star Trek: Espacio Profundo 9’ de la saga de las puertas estelares.

stargateatlantis

En lugar de tener en la Tierra su centro de operaciones, los protagonistas de la nueva serie estaban destinados directamente al espacio, y en su tripulación se veía más de cerca la colaboración entre humanos y extraterrestres con la presencia de Ronon y Teyla. ‘Stargate Atlantis’ explotó más el lado humorístico y de diversión de su serie madre, y también creó unos villanos todavía más aterradores que los goa’uld, los Espectros. Entre ambas series se hicieron muy comunes los crossovers de personajes y las dos contribuyeron a construir un universo en el que tendría después cabida ‘Stargate Universe’, un intento de ficción un poco más seria, con un grupo de gente  atrapado por accidente en una antigua nave cuyo destino ignoran.

Las tres series estaban muy influidas por ‘Star Trek’ en la manera en la que los miembros de cada equipo stargate interactuaban con las civilizaciones alienígenas que se encontraban. La mitología de los Antiguos fue desarrollándose y profundizándose en las tres, y lo que se mantuvo también en ellas era la tensión entre los objetivos militares y los científicos, o meramente civiles. ‘Stargate Universe’, de hecho, basaba buena parte de sus tramas en ese conflicto, y en los otros dos títulos solía dar pie a diferentes discusiones sobre los beneficios de la exploración altruista, por el beneficio del conocimiento, y sin buscar la explotación por un lucro determinado.

Cuando ‘Stargate SG-1’ finalizó, en 2007, lo hizo por el deseo de Syfy de buscar un público más amplio a través de series menos espaciales, y que tuvieran más elementos fantásticos y más humor, un giro que se ejemplificó en títulos como ‘Warehouse 13’ o ‘Eureka’. La época de las space operas parecía haber quedado atrás.

El personaje

carter

Uno de los personajes creados específicamente para la serie, la capitán Samantha Carter (Amanda Tapping), es el que ha terminado encarnando mejor la personalidad propia de ‘Stargate SG-1’ frente a la película original de Roland Emmerich. Carter representa el enlace entre los dos mundos enfrentados, al principio, en la serie: el militar de O’Neill y el científico de Jackson. Es astrofísica, estudiosa de las stargate y, al mismo tiempo, piloto de combate, y eso le permite tener una visión más amplia de las misiones que llevan a cabo, y de la importancia de las puertas estelares.

Tanto Richard Dean Anderson (O’Neill) como Michael Shanks (Jackson) terminaron dejando la serie, pero Tapping no sólo se mantuvo en ella, sino que su personaje se convirtió en el nexo de unión entre los tres títulos de la franquicia. Su experiencia con las puertas y sus conocimientos científicos le daban siempre un mayor ascendente sobre el resto de personajes. Y lo interesante es que, aunque era evidente en la serie que Carter y O’Neill estaban enamorados el uno del otro, su relación nunca fue un aspecto definitorio del personaje.

Los creadores

Los dos responsables de ‘Stargate SG-1’ eran Brad Wright (1961) y Jonathan Glassner. El segundo se marchó tras la tercera temporada, mientras el primero continuó también supervisando ‘Atlantis’ y ‘Universe’. Ambos habían trabajado antes en ‘Más allá del límite’ y Wright ya tenía experiencia en series que adaptaban películas con la de ‘Los inmortales’. El éxito de ‘SG-1’ le dio las llaves, junto con el guionista Robert C. Cooper, de una de las franquicias televisivas más longevas en Estados Unidos, que hasta llegó a expandirse en dos películas producidas directamente para el mercado de DVD, ‘Ark of Truth’ y ‘Continuum’.

Cinco capítulos imprescindibles

  1. ‘There but for the grace of God’ (1×19)
  2. ‘Window of opportunity’ (4×06)
  3. ‘Abyss’ (6×06)
  4. ‘Heroes’ (7×17)
  5. ‘200’ (10×06)

Ficha

Cadena/nacionalidad: Showtime-Syfy/Estados Unidos
Año: 1997-2007
Creadores: Brad Wright y Jonathan Glassner
Temporadas/capítulos: 10 (215), más dos tv movies
Otros: Basada en la película ‘Stargate’, de Roland Emmerich. Tuvo dos spin off, ‘Stargate Atlantis’ y ‘Stargate Universe’

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s