‘Xena, la princesa guerrera’

“La primera vez que empuñas una espada, 
te conviertes en un objetivo. 
Y en cuanto matas, todo cambia. Todo”.

En la década de los 90 era habitual desarrollar series directamente para su emisión sindicada, es decir, para que se vieran en las redes de afiliadas locales a las grandes cadenas en abierto o en los canales de cable básico. Así se puso en marcha ‘Star Trek. La nueva generación’, por ejemplo, y así se desarrolló todo un universo paralelo de aventuras que adaptaba o, mejor, se divertía y remezclaba historias de la mitología griega,  convirtiéndolas en historias de fantasía épica sin ningún complejo ni sentido del ridículo. La productora de Sam Raimi y el guionista Robert Tapert crearon así ‘Hércules: Sus viajes legendarios’, serie de la que saldría uno de los personajes femeninos más influyentes de la televisión reciente: Xena, la princesa guerrera.

Xena era una villana en la serie de Hércules, una guerrera despiadada que, cuando pasó a protagonizar su propia historia, se dedicó a expiar sus antiguos pecados, a buscar la redención por todas las cosas terribles que había hecho antes. Y sin tomarse a sí misma demasiado en serio. O, más concretamente, la serie nunca lo hizo, porque para Xena sí que era importante esa búsqueda de la redención, que intentaba lograr ayudando a la gente que lo necesitara. En ese aspecto, era lo más parecido a un caballero andante que las producciones de Sam Raimi podían imaginar.

Xena, la princesa guerrera’ era una serie de aventuras protagonizada por una heroína formidable, una variación de la figura del “guerrero justo” sobre la que se han construido muchos mitos de la narrativa occidental, y en la que se mezclaban después aspectos de filosofías orientales, de religiones como el hinduismo y de, por supuesto, los mitos clásicos de Grecia y Roma. En un ensayo sobre las mujeres guerreras televisivas para la universidad de Syracuse, Frances Early y Kathleen Kennedy apuntaban que ese guerrero justo es “el ciudadano responsable cuya voluntad para derramar sangre en aras del bien común le da privilegios para tener control sobre sí mismo y sobre los demás”.

Es el héroe más tradicional y clásico, y Xena venía a revolucionar esa figura simplemente por ser una mujer. Y porque su camino vital era de expiación. Es lo que ha hecho que la serie sea una favorita a la hora de los estudios universitarios de la representación de los roles de género en la ficción, un estatus académico que parecería improbable si nos asomamos a sus capítulos.

xena-gabrielle

Un sentido de la diversión y del pastiche es el que impregna todas las aventuras de Xena, su acompañante Gabrielle y el bufón Joxer. No hay ningún rigor histórico en ellas, sino que sus responsables buscan el entretenimiento y mantener a su protagonista en constante evolución. No se les caen los anillos por presentar a Ares, dios de la guerra, como un arrogante tipo vestido todo de cuero, por ejemplo, y tampoco les preocupa lo más mínimo que entre Xena y Gabrielle se vaya creando un subtexto lésbico que es otra de las razones por la que la serie ha sido mucho más analizada y estudiada de lo que nadie se imaginaría inicialmente.

Y lo más curioso de todo es que parte de la culpa de su éxito, que es el enorme carisma de Lucy Lawless como Xena, llegó casi de casualidad, porque la actriz contratada originalmente para el papel, Vanesa Angel, no pudo viajar a Nueva Zelanda a tiempo para el inicio del rodaje.

Xena no puede entenderse sin el protagonismo de Lucy Lawless, lanzada a la fama gracias a ese papel

El protagonismo de Lawless es indisociable de la serie. No sólo les permitía conseguir escenas de lucha convincentes, sino que encajaba bien en el tono humorístico y casi paródico de muchas aventuras y, por otro lado, no desentonaba en las historias con mayor carga emocional. Sin la actriz, quizás ‘Xena, la princesa guerrera’ no habría llegado a ser el gran éxito que fue a mediados de la década de los 90, y tal vez esa heroína amazona no habría resultado tan influyente en la ficción posterior. Ella puede deberse a pioneras como Wonder Woman o la mujer biónica, pero buena parte de las protagonistas de acción posteriores en televisión le deben casi todo a Xena.

El personaje

Xena

Evidentemente, no se puede hablar de ‘Xena, la princesa guerrera’ y no destacar a su gran protagonista, Xena (Lucy Lawless), guerrera amazona que dedica toda la serie a expiar los actos terribles que cometió durante su paso por ‘Hércules: Sus viajes legendarios’. Para ello, viaja por todo el mundo ayudando a gente que se encuentre aterrorizada por algún villano, o que esté en peligro. Xena es muy consciente de que no es una buena persona y de que tiene que ser responsable de sus acciones pasadas, que es justo lo que acaba convirtiéndola en una heroína mucho más moderna y menos de una pieza de lo que era habitual en los héroes masculinos de la época.

La versatilidad de Lawless en el papel (que estudió canto), y su gran dinámica con Renee O’Connor (Gabrielle), permitió a los guionistas utilizar capítulos musicales para explorar las dudas y tormentos emocionales de sus personajes, extraer comedia de algunos de los clichés más utilizados en el género de espada y brujería y, por supuesto, explorar más en profundidad la relación de amistad (bordeando siempre lo romántico) entre sus dos protagonistas femeninas. La fructífera vida post-serie que el personaje ha tenido en cómics y libros prueba su condición más que como objeto de culto, como todo un fenómeno pop. Lucy Lawless ha descrito varias veces ‘Xena, la princesa guerrera’ como “una serie tontorrona para gente inteligente”.

Los creadores

Los responsables de ‘Xena, la princesa guerrera’ eran John Schulian y Robert Tapert, que ya había participado en ‘Hércules: Sus viajes legendarios’, y que era un viejo conocido de Sam Raimi, al que le produjo ‘Terroríficamente muertos’ y con el que ha seguido colaborando después en casi todos sus proyectos, incluida la serie ‘Ash vs Evil Dead’. Tapert desarrolló la serie ante el éxito de la serie de Hércules y la petición de los ejecutivos de continuar ese éxito con un spin-off.

Xena era el personaje que tenía más potencial para tener su propia serie, aunque el propio Tapert pensaba en su momento que podía ser complicado vender una ficción de aventuras con una guerrera en su centro. Pronto se vio que estaba equivocado. Sin embargo, el verdadero creador del personaje era un veterano guionista televisivo como John Schulian, que había escrito el capítulo de ‘Hércules’ en el que Xena hacía su primera aparición.

Cinco capítulos imprescindibles

  1. ‘Destiny’ (2×12)
  2. ‘The debt’ (3×06)
  3. ‘The bitter suite’ (3×12)
  4. ‘The ides of march (4×21)
  5. ‘The haunting of Amphipolis’ (6×02)

Ficha

Título original: ‘Xena, Warrior Princess’
Cadena/nacionalidad: Sindicación/Nueva Zelanda-Estados Unidos
Año: 1995-2001
Creadores: John Schulian y Robert Talpert
Reparto: Lucy Lawless, Renee O’Connor, Ted Raimi, Kevin Tod Smith, Hudson Leick, Bruce Campbell
Temporadas/capítulos: 6 (134)
Otros: Spin-off de ‘Hércules: Sus viajes legendarios’
Dónde verla: Editada en DVD

Anuncios

One comment

  1. eleazarsalasguevara · mayo 1, 2016

    Un buen análisis de todo un clásico de la TV.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s