‘Orphan Black’

– Hay nueve como tú.
– ¡No! Sólo hay una como yo.”

¿Quién es esa mujer tan parecida a Sarah que acaba de tirarse al tren delante de ella? ¿De dónde ha salido? ¿Y por qué, de repente, hay otras tres mujeres que también son idénticas físicamente a ella? ¿Quién es Sarah en realidad? Estas preguntas son el principio de un misterio, y también el arranque de ‘Orphan Black’, una de las series más sorprendentes de los últimos años. Fue de las primeras producidas específicamente para BBC America, la filial estadounidense de la cadena pública británica, y también una de las más inesperadas porque no entraba en los planes de nadie que, de repente, alguien decidiera hacer en serio una serie de misterio sobre clones. Y no sólo sobre clones, sino sobre clones femeninos, lo que abría el programa a la exploración de temas que la televisión no suele tratar habitualmente.

Pero el inicio de todo es muy sencillo; Sarah se baja en la estación, y ve a otra mujer igual que ella tirarse al tren. Es la imagen con la que empezaron a trabajar el guionista Graeme Manson y el director John Fawcett cuando aún eran estudiantes de cine, y que intentaron desarrollar como película en 2007. Sin embargo, no conseguían dar con el final apropiado y acabaron dándose cuenta de que, en realidad, podría ser una buena idea para una serie de televisión.

orphanblack_2

En 2009, cuando Fawcett y Manson comenzaron a ponerla en pie, el panorama de las cadenas que estaban adentrándose en la ficción de producción propia se había ampliado con la entrada en liza de AMC, y nadie quería quedarse atrás en cuanto a ampliar su parrilla con programas high concept y con potencial para tener al público discutiendo en las redes sociales qué estaba pasando ahí. En BBC America, desde luego, habían comenzado a tomarse en serio dicha ampliación con la “recuperación” de la nueva época de ‘Doctor Who’, cuyas primeras cuatro temporadas se emitieron en Estados Unidos en Syfy, y pretendían acompañar el estreno de la quinta (en la que se estrenaban Steven Moffat como productor ejecutivo y Matt Smith como el Doctor) no sólo con una gran campaña publicitaria, sino también con nuevos programas que dejaran claro que tenían algo más en su catálogo que las series que les pasara su cadena madre desde Londres. Ahí entra en juego ‘Orphan Black’, un título de ciencia ficción sobre clonación humana, protagonizado por una actriz completamente desconocida (Tatiana Maslany, toda una revelación) y sin más gancho que su premisa y su punto de partida. ¿Sería suficiente?

El tiempo ha demostrado que lo era. El paulatino descubrimiento de Sarah de que ella, en realidad, es una clon, que hay varios otros clones como ella repartidos por todo el mundo y que todas forman parte de un experimento del que no sabían nada, va confiriendo a ‘Orphan Black’ no sólo de un gran impulso para la trama, mientras Sarah investiga su pasado, sino de muchos temas éticos y filosóficos que se mantienen siempre al fondo. Que sus protagonistas sean mujeres, y que haya una gran corporación acechándolas, presenta una exploración de asuntos feministas que resultan sorprendentes en un panorama de ficción “de prestigio” aún dominado por los antihéroes, pero que precisamente se pueden tocar en un título de ciencia ficción que, en teoría, sólo busca entretener al espectador con un misterio lo suficientemente enrevesado y algunos toques de humor y acción.

‘Orphan Black’ parte de la asunción de que, durante mucho tiempo, las mujeres sólo tenían relevancia por su biología, así que las experiencias de Sarah, Alison y Cosima exploran la propiedad del cuerpo femenino, su entidad como personas independientemente de sus orientaciones sexuales, situaciones socioeconómicas, su forma de vestir o su perfil genético, su capacidad de tomar decisiones por sí mismas… Además, la serie es todo un tratado encubierto sobre el viejo dilema de biólogos, psicológos y genetistas entre naturaleza y sociedad, entre lo innato y lo aprendido. ¿Es Sarah como es porque se crió en un ambiente diferente al de Cosima, aunque genéticamente ambas sean iguales? ¿O algunas de sus diferencias están a un nivel genético que los científicos no pueden manipular, y que evoluciona por su cuenta? Entre las persecuciones, las revelaciones y las escenas de clones haciéndose pasar por otros clones, ‘Orphan Black’ propone al espectador una reflexión sobre ética, biología, psicología y moral que no es fácil de encontrar igual en otras series consideradas “de calidad”. Y su propuesta no está tan lejos de lo que es científicamente posible.

Desde 2009, de hecho, los tribunales estadounidenses estuvieron estudiando la legalidad de varias patentes sobre clonación de células, en este caso, animales. El Instituto Roslin de la Universidad de Edimburgo, responsable de la clonación de la oveja Dolly en 2003, pretendía patentar no sólo el método por el que habían conseguido aquella hazaña científica, sino al propio animal, algo que la corte federal de Estados Unidos denegó en 2014. El año anterior, el Tribunal Supremo de ese mismo país había fallado en contra de la posibilidad de que se patentaran secuencias aisladas de ADN humano.

Es una cuestión a la que también se enfrentan Sarah y sus hermanas en ‘Orphan Black’. Si alguien las “creó” en un laboratorio, ¿son de su propiedad? ¿Son equiparables a las centrifugadoras, los microscopios electrónicos o las fórmulas que esos científicos utilizan para trabajar? ¿Quiere eso decir que son menos que personas completas? Son cuestiones bastante complejas para lo que, en la superficie, no es más que una serie sobre una huérfana de vida difícil que intenta averiguar de dónde viene realmente. Pero es que Sarah, Alison, Cosima, Helena o Rachel son complejas.

El personaje

orphan_sarah

Aunque ‘Orphan Black’ cuente el camino de todas sus mujeres protagonistas por tomar las riendas de sus vidas, lejos de las ataduras de la corporación que las vigila, es Sarah Manning (Tatiana Maslany) la que centra buena parte de las tramas. Al fin y al cabo, la serie empieza con su descubrimiento de la existencia de Beth Childs, esa mujer idéntica a ella que se tira al tren ante sus ojos. Sarah intenta rehacer su vida, quiere recuperar a su hija y ser para ella una buena madre, pero sólo podrá conseguirlo si resuelve el misterio sobre su propia procedencia y sobre las fuerzas que se la disputan como si fuera un trofeo de caza. La independencia de Sarah y su lado más rebelde, como quien dice, son sus principales armas en esta lucha en la que ella ha logrado pasar desapercibida hasta el momento, pero en la que ya no puede mantenerse al margen por más tiempo.

La relación que Sarah va forjando con los otros clones es uno de los puntos fuertes del personaje, pues todas la ven, de algún modo, como la hermana mayor. Pueden recurrir a ella cuando están en problemas, confiando en que los resolverá, y de algún modo se convierte en el centro de esa hermandad que se forma entre todas. Sarah tiene sus propios asuntos que resolver con su madre adoptiva y con su propia hija, y hasta consigo misma, pero tiene que madurar y crecer rápido. ‘Orphan Black’ también es un poco la historia de su toma de conciencia, de su realización de que es una adulta con responsabilidades.

Cinco capítulos imprescindibles

  1. ‘Variations under domestication’ (1×06)
  2. ‘Unconscious selection’ (1×09)
  3. ‘Knowledge of Causes, and Secret Motion of Things’ (2×07)
  4. ‘By means which have never been tried’ (2×10)
  5. ‘Certain agony of the battlefield’ (3×06)

Los creadores

Graeme Manson y John Fawcett se conocieron en el Canadian Film Centre y desarrollaron carreras separadas que, sin embargo, terminaban girando de algún modo alrededor del fantástico y la ciencia ficción. Manson, por ejemplo, escribió el guión de ‘Cube’, la primera película de Vincenzo Natali, y Fawcett dirigió ‘Ginger snaps’, una cinta de culto sobre unas adolescentes que se transforman en hombres lobo, o mujeres lobo, en realidad.

Los dos han afirmado que, incluso mientras estaban dedicados a otros trabajos que, en teoría, no tenían nada que ver con el género, siempre estaban pensando en ‘Orphan Black’, y que es una idea que surgió de su interés por trabajar juntos. La asesora científica de la serie, por cierto, es una amiga de Manson cuyo nombre es Cosima Herter, especialista sobre todo en historia de la ciencia.

FICHA

Cadena/nacionalidad: BBC America-Space/Canadá
Año de emisión: 2013-
Creadores: Graeme Manson y John Fawcett
Reparto: Tatiana Maslany, Maria Doyle Kennedy, Jordan Gavaris, Dylan Bruce, Evelyn Brochu, Kristian Bruun
Temporadas: 4 (40 capítulos)
Dónde verla: Netflix España

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s