‘Fringe’

“El doctor Bell tenía la teoría de que la mente humana,
en el nacimiento, es infinitamente capaz 
y que cada fuerza que se encuentra, social, física, intelectual, 
es el principio de un proceso al que se refería como “limitación”.

Walter Bishop y William Bell eran dos científicos brillantes que se hicieron muy amigos durante los años 70. Para ellos, los avances de la ciencia no tenían límites; todo lo que su imaginación pudiera concebir, impulsada por alguna ayudita del LSD, podía hacerse realidad: enormes máquinas que podían poner en contacto a quien las utilizara con la mente de otra persona, sustancias químicas que eran capaces de potenciar las capacidades cerebrales de los niños o, literalmente, ventanas que permitían ver otro universo, un mundo paralelo que existía simultánea, e independientemente, del suyo.

Walter y “Belly” querían crear un mundo mejor, querían extraer los otros mundos que existen en éste y hacerlos realidad, pero por el camino se obsesionaron demasiado. Se volvieron demasiado arrogantes, creyeron que podían ser dioses con capacidad para decidir sobre la muerte, la vida y sobre cómo ésta debía desarrollarse, y se perdieron. William Bell creó una poderosa empresa tecnológica, Massive Dynamics, y desapareció de la faz de la tierra. Walter Bishop, por su parte, se volvió loco. Ambos experimentaron en sus propias carnes lo que quiere decir que el sueño de la razón produce monstruos.

Esa arrogancia científica, ese creerse por encima de consideraciones éticas y morales y de realizar determinados experimentos sólo porque se tienen los medios y la capacidad intelectual para hacerlos, es lo que explora en gran medida ‘Fringe’. La siguiente serie de ciencia ficción que J.J. Abrams co-creaba después de ‘Perdidos’ empezaba moviéndose entre los límites de lo posible en ciencia, aunque estuviera muy en la frontera.

Su título se refería justo a la fringe science, las teorías que se salen del molde de lo aceptado por la comunidad científica, que están casi en el terreno de la ficción o de la fantasía, y que de algún modo encontraban su salida hacia el mundo real, creando todo tipo de problemas en él. Casi todos los casos que investigaba inicialmente Olivia Dunham, agente del FBI, estaban relacionados con los experimentos que Walter Bishop y “Belly” habían llevado a cabo en los 70, o se conseguían resolver utilizando algunos aparatos inventados por Walter entonces. Sin embargo, la serie se reserva un giro que cambia por completo la percepción de lo que estamos viendo cuando la agente Dunham y Peter Bishop, el hijo de Walter, descubren que los mayores “casos Fringe” son ellos mismos.

‘Fringe’ se pregunta cuáles son los límites de la ciencia más avanzada. ¿Es ético hacer realidad cualquier cosa que se nos pase por la mente? ¿Se debería pensar en las consecuencias potenciales que un novedoso invento podría tener antes de construirlo y lanzarlo al mundo? Si se pueden utilizar pequeños robots voladores que entren en todas partes con una cámara, ¿no deberíamos preguntarnos hasta que punto son una invasión de la intimidad antes de soltarlos en el aire? Y si descubrimos la manera de pasar a otro universo alternativo, ¿quiénes somos para cruzar hacia él y causar potencialmente terribles daños?

Fringe-Joshua Jackson

Toda la serie presenta a Walter con el dilema de afrontar las consecuencias de sus actos, de reconocer que nunca estuvo en posesión de la verdad suprema, que jamás debió jugar a ser dios sólo porque disponía de la posibilidad de hacerlo. Las versiones alternativas de cada uno de los personajes en el otro mundo los presentan con las mismas dicotomías, con la duda de qué habría pasado si hubieran decidido otra cosa en un determinado momento de sus vidas. ¿Habrían sido mejores? ¿Les habría causado infelicidad?

‘Fringe’ se animó a explorar universos alternativos buscando toda la intensidad emocional posible en sus tramas

Es cierto que, para su última temporada, ‘Fringe’ deriva hacia una distopía totalitaria futurista y se sale un poco de los temas que había explorado en sus cuatro entregas anteriores, pero nunca pierde su auténtico centro: el corazón de sus personajes y la responsabilidad hacia nuestros propios actos, hacia las cosas que hemos creado. Es una serie sobre los límites de la ciencia y del pensamiento humano, y sobre la necesidad de que no se aparten los sentimientos a la hora de optar por llevar a cabo determinados experimentos, por no considerar a las personas como meras ratas de laboratorio. Incluso aunque los sentimientos de extremo dolor y pérdida de un padre son los que, en realidad, ponen en marcha toda la serie.

Como curiosidad, su primer capítulo sucedió al de ‘Perdidos’ como el más caro producido por la televisión estadounidense hasta ese momento, lo que se entiende al ver que había un avión lleno de cadáveres, un arranque que después utilizaría también ‘The Strain’, el libro y la serie vampírica co-creada por Guillermo del Toro.

El personaje

bishop

‘Fringe’ es la serie de Walter Bishop (John Noble). Su primer capítulo arranca con la agente Dunham sacándolo del psiquiátrico en el que está internado desde hace años y, desde ese momento, lo vemos intentar recuperar su antiguo ser, aunque ese ser fuera un tipo arrogante y poco agradable. Walter era un científico brillante, sin miedo a nada, pero una tragedia personal resquebrajó su mundo y su contacto con la realidad. El FBI lo necesita para resolver esos extraños casos que han empezado a aparecer aquí y allá, y él se va dando cuenta, al recordar algunos de los experimentos que permiten resolverlos, de lo lejos que llegó entonces, y del daño que causó.

Walter es un personaje siempre al borde de la fragilidad, de la locura, que alterna momentos de gran resolución y brillantez intelectuales con excentricidades que nadie comprende, pero que aportan una enorme diversión a la serie. Desde su afición por el regaliz a su empeño en llamar siempre por nombres incorrectos a su ayudante, Astrid, o a Gene, la vaca que tiene en el laboratorio, el doctor Bishop consigue poner rápidamente a la audiencia de su lado, más todavía porque lo vemos asumir las consecuencias de sus actos cuando todavía se creía un científico por encima de cualquier límite.

Los creadores

Quienes pusieron en marcha ‘Fringe’ fueron J.J. Abrams, Alex Kurtzman (1973) y Roberto Orci (1973). Los dos últimos habían sido los showrunners de las últimas temporadas de ‘Hércules: Sus viajes legendarios’ y habían sido guionistas de ‘Xena, la princesa guerrera’ antes de entrar en ‘Alias’, una serie producida por Abrams y de la que salieron los principales responsables de ‘Fringe’, pues allí trabajaron también J.H. Wyman y Jeff Pinkner, que llevaron la serie a partir de la segunda temporada.

Kurtzman y Orci siempre han estado relacionados con la ciencia ficción y la fantasía, escribiendo el guión de las nuevas películas de ‘Star Trek’, ‘La isla’, ‘Misión imposible III’ y hasta ‘Transformers’, y en la creación de ‘Fringe’ buscaban un procedimental de ciencia ficción que recuperara, por ejemplo, lo que ‘Expediente X’ había hecho en los 90, y siempre intentando que sus casos tuvieran algún tipo de anclaje en la realidad, aunque fuera una realidad muy teórica y sin demostrar. Sin embargo, al igual que las aventuras de Mulder y Scully, también querían que hubiera una trama de fondo que fuera desarrollándose poco a poco, y que terminó por ser toda la serie.

Cinco capítulos imprescindibles

  1. ‘Ability’ (1×14)
  2. ‘There’s more than one of everything’ (1×22)
  3. ‘Peter’ (2×16)
  4. ‘Olivia’ (3×01)
  5. ‘Marionette’ (3×09)

Ficha

Cadena/nacionalidad: FOX/Estados Unidos
Creador: J.J. Abrams, Roberto Orci & Alex Kurtzman
Año: 2008-13
Reparto: Anna Torv, John Noble, Joshua Jackson, Jasika Nicole, Lance Reddick, Blair Brown
Temporadas/capítulos: 5 (100)
Dónde verla: Editada en DVD

Anuncios

2 comments

  1. ruculina · abril 7, 2016

    ¡Hace poco la empecé a ver y me encanta!

    Me gusta

  2. Don Monopatín · septiembre 10, 2016

    Me encanta, aunque para mí, la cuarta temporada, se desvió demasiado del resto y no consiguió que la serie fuera perfecta.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s