vminiserie

‘V’

Eres tan libre como la correa con la que te atan.
Tira lo suficientemente fuerte, y te ahorcarán con ella”.

La década de los años 80 fue especialmente fructífera para las distopías totalitarias. La conjunción de un momento especialmente tenso en la Guerra Fría con la aparición de gobiernos de derechas muy conservadores en Estados Unidos y el Reino Unido (más las dictaduras militares que todavía estaban en el poder en bastantes países de Sudamérica y el gobierno del apartheid en Sudáfrica), pareció impulsar la imaginación de los guionistas televisivos hacia alegorías de planetas ocupados por extraterrestres que gobernaban con mano de hierro.

Una de esas alegorías fue ‘V’, una serie que, en realidad, es una colección de dos miniseries y una temporada convencional de 19 episodios, y que NBC le compró al guionista Kenneth Johnson en un intento desesperado de conseguir un éxito. Johnson era un veterano de la ciencia ficción televisiva, responsable de ‘El hombre de los seis millones de dólares’ y ‘La mujer biónica’, e insufló en su creación unos cuantos dejà vú  muy claros hacia momentos históricos en los que también había una nación que se expandía por el mundo buscando el dominio y la opresión total del resto de pueblos. Porque ‘V’ contaba una invasión extraterrestre, algo muy clásico desde ‘La guerra de los mundos’, de H.G. Wells, y le daba un tono político y de resistencia que la hizo destacar enseguida entre la ciencia ficción de principios de los 80.

Los visitantes llegan a la Tierra en enormes platillos volantes que recuerdan a los del cine del género en los 50, y afirman estar en el planeta en son de paz, sólo para pedir ayuda a los humanos para obtener minerales y sustancias químicas que puedan salvar su propio mundo. A cambio de esa colaboración, los visitantes prometen compartir con los terrícolas su tecnología, más avanzada que la terrestre, y en el proceso, van ganando cada vez mayor influencia y poder sobre los gobernantes del mundo.

Pronto, empieza a haber restricciones para acceder a esos inventos de los visitantes y los miembros más críticos de la sociedad empiezan a ser vigilados muy estrechamente y a desaparecer. Algunos de ellos comienzan a comportarse de forma muy extraña, como si no fueran ellos mismos, y mientras el yugo de los alienígenas se va estrechando sobre la Tierra, surgen también focos de resistencia, humanos que quieren saber la verdad de lo que está pasando y pretenden luchar contra el régimen totalitario impuesto por los visitantes.

Los Visitantes de ‘V’ eran una clara alegoría de la Segunda Guerra Mundial y los gobiernos totalitarios de la historia

La miniserie con la que arranca ‘V’, de dos episodios, es un ejercicio de ciencia ficción política que tuvo un enorme éxito. Su creador, Kenneth Johnson, confesaba en una entrevista con el diario Los Angeles Times que se había basado, en gran medida, en la Segunda Guerra Mundial y en las acciones de los nazis en ella, pero que era, en realidad, una historia sobre el poder: “gente sin escrúpulos que tiene poder, aquellos que les hacen la pelota y la gente corriente que arriesga sus vidas para pelear contra el abuso de poder”.

vposters

La opresión de quienes literalmente son diferentes de los visitantes (que en realidad son seres reptilianos disfrazados de humanos), los experimentos que se hacen con ellos, el lado dictatorial de Diana, su líder y una de las villanas más icónicas que dejó la televisión de los 80, y el impulso de resistencia del grupo humano de Donovan fueron rasgos que convirtieron ‘V’ en un fenómeno. Alcanzó tales dimensiones, que NBC quiso continuarla más allá de la miniserie original, pero Johnson ya no participó en esas secuelas. ‘V. The final battle’ tuvo tres episodios en 1984 y, ese mismo año, se estrenó también una serie ya de estructura más convencional que perdió gran parte de lo que había hecho especial a la historia en un principio. Las críticas de la época se quejaban de que ‘V’ se había convertido en ‘Dinastía’ con lagartos, y la saga no fue más allá.

Otra cadena diferente, ABC, intentó resucitar ‘V’ en 2009, con unos visitantes que ofrecían sanidad gratuita y universal en pleno debate en Estados Unidos sobre el Obamacare, el plan de sanidad público de Barack Obama, pero tampoco consiguió recuperar la chispa y la urgencia de la miniserie original. El tinte político que tenían aquellas dos primeras entregas, que se ajustaba enormemente a las tensiones mundiales presentes en la época, se fue diluyendo en las secuelas y en el remake y, por lo tanto, ‘V’ ya no era ‘V’.

Lo que sí es destacable es la campaña de promoción que se utilizó para el estreno de la serie, en el otoño de 1984. Adelantándose al marketing viral de la actualidad, se llenaron las estaciones de tren y metro estadounidenses de carteles con un hombre con gafas de sol, sonriente, y el lema “los visitantes son nuestros amigos”. Unos días después, sobre esos mismos carteles aparecía pintada una gran V roja, sin que se especificara que esa V hacía referencia a una serie de televisión.

El personaje

diana

En toda serie de aventuras es imprescindible un buen villano que dé la medida de los héroes. Si, además, hay implicadas tramas de espionaje y agentes infiltrados, dicho villano tiene que ser especialmente calculador y malvado para que la victoria final de los protagonistas sea más satisfactoria. ‘V’ no lo dejaba todo tan claro, pero es evidente que su personaje más recordado es, precisamente, su villana, la líder de los visitantes, Diana (Jane Badler). El momento en el que se come una rata, y queda al descubierto para el espectador su naturaleza de reptil alienígena, es uno de los más icónicos de la televisión de la década de los 80.

Aquellos años, además, estaban repletos de grandes villanas. Las soap operas de prime time utilizaban a malas como Alexis Carrington o Angela Channing para darle chispa a sus tramas, pero Diana las superaba porque no tenía ningún asomo de redención, o un pasado difícil que explicara por qué era así. Ella, como jefa de los visitantes, tenía como única misión esclavizar a la humanidad y aplastar a la resistencia contra su invasión, y se dedicaba a ello entregándose en cuerpo y alma. Con una antagonista así, los protagonistas tenían que esforzarse más por evitar sus estratagemas y por derrotarla, y eso contribuía a darle a la serie una urgencia que es cierto que se fue diluyendo con rapidez conforme pasaban los episodios.

El creador

Cuando Kenneth Johnson creó ‘V’, ya era un reputado guionista que había puesto en pie, con éxito, ‘El hombre de los seis millones de dólares’ y su spin off, ‘La mujer biónica’, pero para su siguiente serie quiso, en un principio, hacer un ejercicio de ucronía más anclada en la realidad al explorar los temas de la novela ‘It can’t happen here‘, sobre la posibilidad que surgiera un estado fascista en Estados Unidos. Sin embargo, Brandon Tartikoff, presidente de NBC, se enteró del proyecto y le pidió a Johnson que lo convirtiera en lo que luego fue ‘V’.

La serie representaría un récord por la rapidez con la que se puso en marcha. Desde que la NBC le compró la idea, necesitada de un éxito como fuera, y todo estaba listo para el rodaje de un piloto pasaron dos semanas y media, cuando el tiempo normal habría sido tres meses. Johnson afirmaba que se había inspirado en la Segunda Guerra Mundial, la guerra de independencia estadounidense, Espartaco y el apartheid, que estaba entonces en Sudáfrica atravesando una de sus peores épocas, y la primera miniserie resultó realmente un impresionante éxito para NBC. Johnson, sin embargo, ya no estuvo involucrado en sus continuaciones.

Cinco episodios imprescindibles

  1. Parte 1 (1983)
  2. Parte 2 (1983)
  3. ‘Liberation Day’ (1×01)
  4. ‘Visitor’s choice’ (1×06)
  5. ‘The conversion’ (1×10)

Ficha

Cadena/nacionalidad: NBC/Estados Unidos
Año: 1983-85
Creador: Kenneth Johnson
Reparto: Jane Badler, Michael Durrell, Faye Grant, Marc Singer
Temporadas/capítulos: 1 (19), más dos miniseries
Otros: Tuvo un remake en 2009.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s