‘Battlestar Galactica’

“Los cylones fueron creados por el hombre.
Evolucionaron. Se rebelaron. 
Hay muchas copias. Y tienen un plan”.

“Todo esto ya ha pasado antes y volverá a pasar otra vez”. Es curioso que una cita de la película animada ‘Peter Pan’ se convirtiera en el leit motif de una de las series más ambiciosas temáticamente de la última década, pero es que su puesta en marcha también fue una cosa bastante curiosa.

Originalmente, ‘Battlestar Galactica’ era una serie de finales de los 70 que Glen A. Larson creó para ABC para intentar aprovechar la fiebre por las aventuras espaciales que había despertado ‘La guerra de las galaxias’. Sin embargo, la idea de Larson era bastante más seria. Su punto de partida era el exterminio casi completo de la humanidad, repartida por doce planetas, a cargo de la raza extraterrestre de los cylones. Los escasos supervivientes se unen a la flota improvisada que lidera la Estrella de Combate Galáctica, una nave militar que no sólo protege a los restos de la humanidad de los ataques de los cylones, sino que los lleva a una tierra prometida, a una mítica 13ª Colonia en la que podrán vivir en paz y empezar de nuevo: la Tierra.

No era sencillo convertir este concepto en una serie para toda la familia, razón por la que el proyecto de Larson sólo duró una temporada, más una continuación llamada ‘Galactica 1980’, pero siempre tuvo muchos fans y algunos de los involucrados en ella intentaron traerla de vuelta en numerosas ocasiones.

battlestar

Después de un intento fallido del director Bryan Singer y Richard Hatch, protagonista de la versión de los 70, el canal Syfy le entregó el proyecto al productor David Eick y al guionista Ronald D. Moore, veterano de ‘Star Trek: La nueva generación’. Lo que Eick y Moore hicieron fue coger la idea inicial de Larson y tomársela totalmente en serio, despojarla de visitas a planetas casino y de dobles de acción disfrazados de perro, y mostrar cómo sería la vida a bordo de esa flota que anda escasa de provisiones y de personal, y apenas puede sobrevivir a los constantes ataques de los cylones, como para molestarse en pensar si existe de verdad la Tierra y si puede ser su salvación. Para complicar aún más la situación, los cylones ya no son una raza extraterrestre, sino que son máquinas inventadas en su momento por los humanos.

Los eventos de la primera serie se transforman en la primera guerra cylon, en la rebelión de los robots contra sus amos, y tras esa guerra, las “tostadoras”, como se les conoce despectivamente, desaparecen durante 40 años. Cuando vuelven a dar señales de vida, no sólo provocan un genocidio planetario, sino que han evolucionado hacia modelos con una apariencia humana casi perfecta, una suerte de nuevos replicantes. El enemigo está infiltrado justo entre nosotros.

Esta ‘Battlestar Galactica’ empezó a desarrollarse en diciembre de 2001, lo que quiere decir que Moore y Eick tenían muy frescas en sus mentes las imágenes de los atentados contra las Torres Gemelas y el Pentágono del 11 de septiembre de aquel mismo año, y durante las primeras temporadas, veían diariamente por televisión los cambios legislativos del gobierno estadounidense para reforzar la seguridad nacional a costa de algunos derechos civiles, y las incursiones militares en Irak y Afganistán intentando acabar con un enemigo al que no se conocía tan bien como se aseguraba en su momento.

La serie puede encuadrarse en el género de las space operas y presentar combates espaciales y aventuras variadas, pero en realidad estaba mostrando cómo era la sociedad de la guerra contra el terror, cómo era ese mundo post 11-S.

El mejor reflejo de ese tema no es sólo la relación entre los humanos y los modelos “pellejudos” de los cylones, los que son casi indistinguibles de un hombre o una mujer cualquiera, y que empiezan a plantearse cómo sería tener sentimientos humanos y qué implicaría tenerlos. También lo es un arco de cinco episodios al principio de su tercera temporada que lleva al espectador a un territorio ocupado y le obliga a ponerse del lado de los rebeldes que recurren a terroristas suicidas para luchar contra los opresores, y que juzgan y ejecutan, en un tribunal fuera de la ley, a quienes consideran que colaboraron con los que estaban al mando durante la invasión. La Francia ocupada por los nazis en la Segunda Guerra Mundial, los muyahidines, los campos de concentración… Esos cinco episodios encapsulan varios momentos históricos sobre los que pensamos que lo sabemos todo y nos llevan a replanteárnoslo. ‘Battlestar Galactica’ sabe que, estando ambientada en naves espaciales y en un punto indeterminado del universo y del tiempo, puede establecer esos puntos de conexión y salirse con la suya. Porque todo esto ya ha pasado antes y volverá a pasar otra vez.

El personaje

starbuck

Aunque hay personajes muy destacables pululando por la serie (desde la cylon Seis a la presidenta Roslin), hay uno que da la clave de la manera en la que ‘Battlestar Galactica’ reinventó la serie original de los 70; la teniente Kara “Starbuck” Thrace (Katee Sackhoff). En la primera versión de la historia, Starbuck era un hombre, el mejor piloto de la flota, el mejor amigo de Apolo y todo un pendenciero al que le gustaba beber, jugar y ligar con las chicas más guapas que fuera encontrándose por ahí. Sin embargo, al transformarlo en una mujer en la reimaginación, Starbuck adquirió otros matices que lo hacían más interesante. Kara sigue siendo la mejor piloto y también le gusta meterse en problemas, pero su relación con Lee “Apolo” Adama es más complicada, y también lo es su evolución a lo largo de las cuatro temporadas de la serie.

La teniente Thrace se sale del arquetipo del personaje femenino fuerte al estar peleando constantemente contra sus fantasmas personales, contra sus propios deseos autodestructivos y contra la sensación de que tiene un destino que cumplir que, sin embargo, desconoce. El suyo es un viaje hacia la autoaceptación, y sin que su capacidad para hacer su trabajo se vea mermada. Starbuck es tan capaz, o más, que sus compañeros varones, y cuando da problemas, nadie le echa en cara que sea mujer, sino que sea insubordinada y terca, por ejemplo. No fue ése el único caso en el que se cambió el género de personajes de la ‘Battlestar Galactica’ original. Boomer y el presidente de las Doce Colonias también pasaron a ser mujeres, y con papeles bastante más relevantes. Esto llevó, en un principio, a que los fans de la serie original denominaran, despectivamente, a la reimaginación “Galactica in name only”, pero fue la decisión que permitió a Moore y Eick explorar a fondo los temas de su punto de partida y separarse de la creación de Larson.

Los creadores

Los responsables de ‘Battlestar Galactica’ son David Eick y Ronald D. Moore, emparejados por Syfy para sacar adelante el proyecto. Eick (1968) era un antiguo directivo televisivo y productor que había trabajado, por ejemplo, en ‘Xena, la princesa guerrera’, mientras Moore (1964) era un guionista con una larga trayectoria a sus espaldas. Había escrito para ‘Star Trek: La nueva generación’, ‘Star Trek: Voyager’ y ‘Star Trek: Espacio Profundo 9’, para ‘Roswell’ y había trabajado como showrunner de ‘Càrnivale’. Cuando cayó en sus manos el proyecto de hacer un remake de la ‘Battlestar Galactica’ de 1978, no sólo decidió tomarse en serio los temas introducidos por esa serie, sino que añadió al guión del primer episodio un manifiesto en el que dejaba bien claro cómo sería esa nueva versión.

Allí ya expuso que su serie no tendría extraterrestres de maquillajes estrafalarios, que la nave se vería gastada y vieja, que se evitarían personajes arquetípicos como el experto en tecnología o el alien amistoso y, en resumen, que se iba a intentar “nada menos que la reinvención de la serie de televisión de ciencia ficción”. Ya las influencias que Moore y Eick reconocieron al principio de ‘Battlestar Galactica’ la separaban de otros títulos del género; ellos querían una estética más parecida a la de ‘Urgencias’ o los documentales bélicos que a la de ‘Star Trek’.

Cinco capítulos imprescindibles 

  1. ’33’ (1×01)
  2. ‘Pegasus’ (2×10)
  3. ‘Downloaded’ (2×18)
  4. ‘Exodus’ (3×03)
  5. ‘Revelations’ (4×10)

Ficha

Cadena/nacionalidad: Syfy/Estados Unidos
Creadores: Ronald D. Moore & David Eick
Año: 2003-09
Reparto: Edward James Olmos, Mary McDonnell, Jamie Bamber, Katee Sackhoff, Tricia Helfer, Michael Hogan, Grace Park
Temporadas/capítulos: 4 (75), más una miniserie y dos tv movies
Otros: Remake de una serie de ABC de 1978
Dónde verla: Disponible en Netflix. Editada en DVD

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s