‘Person of interest’

“Estás siendo observado.”

Existe una máquina del gobierno, un sistema informático que observa y registra todos tus movimientos, que te ve a través de las cámaras de tráfico, te escucha a través de tu teléfono móvil y sabe que te gustan las películas de Pixar y que acabas de comprarte una moto gracias a tu estado de Facebook y a tus correos electrónicos. Ciencia ficción, ¿verdad? Dejó de serlo en cuanto Edward Snowden, contratista independiente de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos), filtró a la prensa en 2013 documentos que probaban que el gobierno llevaba años espiando a sus ciudadanos, obteniendo toda la información posible sobre ellos, hasta pinchándoles el teléfono si hacía falta, en aras de la seguridad nacional, la lucha contra el terrorismo y, paradójicamente, la protección de las libertades.

Los atentados del 11-S cambiaron la percepción de lo que es correcto hacer para prevenir nuevos ataques terroristas, y en algunos ámbitos se llegó a la conclusión de era necesario renunciar a algunos derechos básicos (como la intimidad) para impedir que futuras generaciones tuvieran que ver, otra vez, a las Torres Gemelas ardiendo y desplomándose sobre el distrito financiero de Nueva York.

‘Person of interest’ llegó dos años antes de las revelaciones de Edward Snowden sobre el espionaje masivo del gobierno estadounidense a sus ciudadanos

Curiosamente, dos años antes de las revelaciones de Snowden, había una serie de televisión cuya premisa era exactamente ésa, que el gobierno había construido una máquina capaz de monitorizar absolutamente todos los movimientos de cada uno de los ciudadanos estadounidenses, y que tenía la capacidad de discernir quiénes de ellos estaban a punto de verse envueltos en un acto de violencia y, tal vez, hasta de terrorismo. Ésos últimos casos eran los únicos que le interesaban al gobierno, pero el arquitecto de la máquina tenía otros planes, tenía más escrúpulos que sus jefes, y decidió “llevarse” una parte del sistema, la que encontraba a personas “irrelevantes” que estaban en peligro, para ayudarlas. Esto no es tarea sencilla; para no darle a la NSA y al ejército el trabajo hecho, la máquina sólo ofrece los números de la seguridad social de las personas de interés, y sus responsables tampoco saben si serán la víctima o el culpable. Para Harold Finch y su colaborador, John Reese, es más que suficiente.

Con este punto de partida, Jonathan Nolan (hermano del cineasta Christopher Nolan) y Greg Plageman han pergeñado una serie que podría haberse quedado en un ‘Minority Report’ con menos aspectos futuristas y sin personas que ven el futuro y, en su lugar, ha ido evolucionando hacia un comentario sumamente interesante sobre el dilema entre respeto a las libertades y seguridad nacional, sobre quién da legitimidad y derecho a unos gobernantes para que espíen sin miramientos a sus conciudadanos y, todavía más curiosamente, quién se atreve a construir una inteligencia artificial y la sitúa en un altar divino.

Éste último aspecto es el que entronca ‘Person of interest’ con la ciencia ficción más hardcore; Finch construye una máquina omnipotente y tan inteligente, que adopta autoconsciencia, que diseña sus propios mecanismos de supervivencia y que vela, además, por la seguridad de su creador. Finch sólo se comunica con ella a través del ordenador, de mensajes al móvil o de series de números transmitidos mediante llamadas a cabinas telefónicas en la calle, y sólo con esa información, somos capaces de hacernos una idea de que la máquina está, de algún modo, viva.

Y no sólo viva, sino de que aprende, evoluciona, de que los límites que Finch incluyó en su programación, para evitar abusos del gobierno, la acercan mucho más a los humanos. Esto la ayuda a encontrar a los “malos” más fácilmente, pero también la mueve a seguir aprendiendo, lo que, tradicionalmente, ha sido siempre el primer paso antes de que las inteligencias artificiales se rebelen y acaben con la existencia de la humanidad.

PERSON OF INTEREST

La máquina es el personaje más importante de ‘Person of interest’, pero está al fondo. La vamos conociendo a través de sus interacciones con Finch, con Reese, con Root (una hacker que quiere “liberarla”) y con Shaw, y apreciamos todo lo que puede hacer cuando aparecen unos enemigos con muchos menos escrúpulos, y con carta blanca para seguir el curso de acción que crean necesario para garantizar la seguridad ciudadana y para eliminar las amenazas contra ellos.

La serie podrá ser, formalmente, una historia de acción y, a veces, un thriller, pero acaba mostrando lo que puede significar de verdad vivir en un estado orwelliano. Y muestra una inteligencia artificial muy plausible para nuestra sociedad actual, una IA que exista en internet, virtualmente, cuya “mente” se extienda por todas partes sin que podamos verla. ¿Estaría un ente así vivo?

El personaje

finch

‘Person of interest’ es, en gran medida, la historia de cómo Harold Finch (Michael Emerson) aprende a aceptar que construyó una Máquina con capacidad para tomar sus propias decisiones y que la “educó” para tener ciertas consideraciones éticas y morales. Finch tiene que asumir que no es necesario que tenga miedo de la Máquina, pero al mismo tiempo le consume el sentimiento de culpa por haber entregado algo tan poderoso al gobierno, dándole esencialmente carta blanca para controlar como quiera a sus ciudadanos. Las discusiones entre Finch y Root, que ve a la Máquina de un modo completamente distinto, presentan el dilema sobre el que está construida toda ‘Person of interest’.

Finch es también uno de los que más sufre por hacer lo que cree correcto, por no plegarse ante lo que querían quienes le encargaron la construcción de esa inteligencia artificial. Ve cómo las personas a su alrededor están en peligro, cómo su propia creación tiene que desarrollar maneras de escapar al control gubernamental y de sobrevivir a los intentos por acabar con ella. El mundo que Finch ayudó a crear no tiene miramientos y es oscuro y lleno de terrores, y él tiene que vivir con el convencimiento de que podría haber hecho algo para que la situación no acabara así. Aunque sepa que, al final, el nacimiento de la Máquina era inevitable.

El creador

Hasta que llegó ‘Person of interest’, Jonathan Nolan (1976) era más conocido por los guiones que escribía para las películas de su hermano Christopher. ‘Memento’, ‘El caballero oscuro’ e ‘Interstellar’, por ejemplo, son algunos de esos trabajos conjuntos, hasta que se animó a probar suerte en televisión, donde trabaja su mujer, la también guionista Lisa Joy. Nolan afirma que, en parte, ‘Person of interest’ nace de su experiencia creciendo en el Reino Unido, donde Scotland Yard y el gobierno británico instalaron multitud de cámaras en las calles para poder luchar mejor contra la amenaza terrorista del IRA en los 70 y los 80.

De hecho, en las series de policías británicas actuales es muy común ver a los detectives comprobando el sistema de cámaras de las calles de Londres para buscar a un sospechoso. Sin embargo, la única manera de que alguien pueda ver todas esas cámaras a la vez es si las domina un ordenador, una inteligencia artificial que tenga la capacidad de recoger toda la información posible y procesarla, entregando después a las autoridades su análisis de potenciales amenazas. Con la unión de esa experiencia personal y de la lucha contra el terror del gobierno estadounidense tras el 11 de septiembre de 2001, ya tenía las bases para crear ‘Person of interest’.

Cinco capítulos imprescindibles

  1. ‘Firewall’ (1×23)
  2. ‘Relevance’ (2×16)
  3. ‘God mode’ (2×22)
  4. ‘The devil’s share’ (3×10)
  5. ‘If-then-else’ (4×11)

Ficha

Cadena/nacionalidad: CBS/Estados Unidos
Creador: Jonathan Nolan
Año: 2011-16
Reparto: Michael Emerson, Jim Caviezel, Taraji P. Henson, Kevin Chapman, Amy Acker, Sarah Shahi
Temporadas/capítulos: 5 (103)
Dónde verla: En España, Calle 13. Editada en DVD

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s